jueves, 3 de noviembre de 2016

Los niños y la adaptación a su modo de ser

Primer Premio “No a la Discriminación por Cultura” – III Concurso Infantil Iberoamericano de Relato Breve “Otro Mundo es Posible”


Uno abre los ojos por primera vez, sin saber lo que pasa o como es.

A medida de que el tiempo pasa, uno siempre encuentra “unos pequeños defectos”, de su cuerpo, de su capacidad y demás…Pero lo que las personas no saben o no comprenden, es que cada individuo es diferente a los demás. Así que empiezan a  discriminarse a sí mismos, perdiendo su autoestima y queriendo que los otros estén conformes con su personalidad. Pero ocurrirá lo contrario, porque al querer cambiar, uno deja de ser lo que era y empieza a tener otros hábitos innecesarios, como estar pendiente de la otra persona.

En la sociedad, hay dos grandes grupos de personas. Las que dicen no a la discriminación y las que discriminan. Y si lo hacen, es porque no les enseñaron a tener respeto por los demás  Pueden hacerlo para  reírse, para hacer bromas,  o por diversión. Y no tienen idea de que tarde o temprano ellos también se verán involucrados.

La  familia le puede decir que uno si nace así, es un ser único, y no tiene que importarte lo que te digan, pero no saben cómo es la mentalidad de esa persona, si es difícil para ella o no aceptarse como es. Por eso, si uno tiene una pancita que le molesta, con un poco de esfuerzo se puede bajar; unos dientes chuecos se pueden emprolijar y una nariz que no es de su gusto, también.

Pero en realidad hay que pensar que los otros también tienen defectos, tienen envidia hacia otros, tienen miedo de ser diferentes a los demás, pero tal vez tienen otra manera de procesarlo.

La enseñanza que nos deja esto, es que todos tenemos características heterogéneas y sentimientos distintos.



MAILEN NUÑEZ BANTLE  
EDAD: 13  INSTITUTO FISHERTON DE EDUCACIÓN INTEGRAL. ARGENTINA

Racismo Social

Primer Premio “No a la Discriminación por Origen Social” – III Concurso Infantil Iberoamericano de Relato Breve “Otro Mundo es Posible”


Las personas tendemos a discriminar a la gente por su color de piel, tipo de religión, por su estatus económico y por etnia cultural es triste ver cómo la gente puede ser tan superficial , cómo vemos en el pasado a las personas usar a personas de color como esclavos , las personas de piel clara se creía mejor por su estatus económico y por el color de su piel , al escuchar esos relatos históricos me da pena ver lo que les hacían tanta crueldad a hombres, mujeres y niños así que siento vergüenza pertenecer a la raza humana ya que la maldad que se arraiga en el fondo del corazón de algunos humanos no tiene límites, ¿cómo podemos discriminar a personas que son iguales a nosotros? Si por poseer un rasgo físico, creencia, conductas culturales o una economía baja es clave para merecer un buen trato no vale la pena ocupar un lugar en el lado de los supuestos superiores ya que yo creo que una persona vale por lo que lleva dentro su pureza, integridad, lealtad, sencillez y nobleza de corazón

Si los motivos al principio mencionados son suficientes para anular su valor como ser humano, como hijo de Dios hecho a su imagen y semejanza; quien practique el racismo olvidando esta primicia tan elemental e importante no cabe duda que es una persona vacía de su corazón y cerebro.

Así pues empecemos a enseñar mejor los valores de aceptar al ser humano como tal y no por el estuche que lo recubre. Si deseamos un mundo mejor lejos de la miseria e injusticia empecemos a descubrir que en las diferencias encontramos las fortalezas para poder crear una mejor sociedad. Un mudo de paz y respeto donde la felicidad reine independientemente de cómo somos.



Dannae Barrientos Celis
Edad: 12 años
Liceo Chapero, Guatemala.

Iguales ante sus ojos


Primer Premio “No a la Discriminación por Enfermedad” – III Concurso Infantil Iberoamericano de Relato Breve “Otro Mundo es Posible”



Esta es una historia muy “especial”, es la historia de un joven llamado Dani, el cual era muy inteligente, muy respetuoso, cariñoso, amoroso; en resumen, muy “especial” con los demás.
Éste sólo tenía un “defecto”, cuando su madre tenía unos cinco meses de embarazo habían encontrado un cromosoma de más en el par 21, los médicos le habían dicho a su madre que era posible que su hijo fuera “especial”. Es increíble como solo por una clasificación “Síndrome de Down” Dani fuera discriminado, nadie se le acercaba, no tenía amigos, corrían de él.
Dani nunca supo cual era la razón, él lloraba y no entendía porque era “diferente” si se veía como los demás. Creció acompañado por su amorosa familia, pero apartado por la sociedad. Hasta que un día quiso hacer algo que lo destacara, algo para demostrar que no era tan diferente. Formó entonces una organización educativa que se dedicó a prestar servicio a personas que fueran como él, que fueran “especiales”.
Muchos padres acudían a él y él estaba feliz, realmente estaba siendo “útil” para la sociedad; pues hasta “inútil” lo llamaban antes. Un día aquel niño que más lo recriminaba en la escuela se le acercó y le pidió ayuda, le dijo que su hijo de 5 años era “especial”, que lo perdonara por todo, que gracias a su hijo había aprendido a amar a cualquier persona sin importar su condición. Dani estaba muy contento de volver a ver a Carlos, pero más, de ver su cambio.
Carlos era ahora el director de la organización y en un día como hoy Dani cerró los ojos, para nunca abrirlos de nuevo, pero realmente no murió, había dejado un legado, un legado que acogía a cualquiera porque todos eran iguales ante sus ojos.

COLEGIO SAN IGNACIO DE LOYOLA (Medellín-Colombia)
JUAN MIGUEL OROZCO DEL VALLE
Grado 9°
Edad 14 años

lunes, 1 de junio de 2015

Gandores del III Concurso Infantil Iberoamericano de Relato Breve, Otro Mundo es Posible


Por tercer año consecutivo, en esta ocasión a través de Ong Otromundoesposible y Fundación Cultura de Paz, se ha celebrado la tercera edición del Concurso Infantil Iberoamericano de Relato Breve, Otro Mundo es Posible.
Estos son los ganadores!

cabecera


Primer Premio “No a la Discriminación por Origen Social”

Dannae Barrientos Celis
12 Años
LICEO CHAPERO
Guatemala

Primer Premio “No a la Discriminación por Enfermedad”

Juan Miguel Orozco del Valle
14 Años
COLEGIO SAN IGNACIO DE LOYOLA 
Colombia

Primer Premio “No a la Discriminación por Cultura”

Mailen Nuñez Bantle
13 Años
INSTITUTO FISHERTON DE EDUCACIÓN INTEGRAL
Argentina

A los ganadores, enhorabuena, y a todos los participantes y a los colegios, gracias por participar y os esperamos para la próxima edición.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Educar en tiempos de cambio


Cada vez se habla más sobre educación y cada vez se levantan más dudas sobre ella. El hombre es la única especie que educa a sus crías. Un proceso muy largo debido a la inmensa vulnerabilidad con la que nacemos y a un mundo muy complejo al que nos debemos enfrentar. Los tres grandes pilares de cualquier proceso educativo son: la familia, la escuela y la sociedad en general. La realidad es que los niños se empapan de todo lo que hay a su alrededor, por lo que la educación se tiene que ver como un proceso sistémico en el que actúan muchas fuerzas, que en ocasiones son contradictorias.

La familia es uno de los ámbitos más importantes en el desarrollo evolutivo de los niños y, sin embargo, ha sido el más olvidado por todos los programas, leyes y normativas. Se supone que los padres saben educar. Sin entrar en polémicas, tal vez esto fue así en el pasado, cuando los padres al igual que el resto de la sociedad transmitían unos modelos bastante estables a lo largo del tiempo, pero en las últimas décadas del siglo XX estos modelos se hicieron añicos y nos obligaron a revisar profundamente todas nuestras certezas educativas. En la Universidad de Padres pronto nos dimos cuenta de que no era posible rediseñar el universo educativo sin la presencia y participación de los padres, que a su vez tenían que estar más informados, más formados y más apoyados por parte de la sociedad para afrontar los retos del futuro.
Existen tantas razones como familias para que los padres cursen estudios de formación para adquirir competencias educativas, pero creo que las podemos resumir en los siguientes puntos:
1) Educar es tender un puente hacia el futuro, un futuro que es muy incierto. Parece ser que nos dirigimos a lo que llamamos entornos VUCA, es decir, a un mundo muy volátil, incierto, complejo y ambiguo.
2) La mejor manera de navegar en tan procelosas aguas es dotar a los niños de unos recursos personales que les permitan llegar a construir en el futuro un proyecto para alcanzar la felicidad y bienestar. Los padres son los educadores de muchos de ellos, como en aquellos que tienen que ver con las competencias emocionales y sociales.
3) Uno de los peligros de estos entornos es la de educar personalidades tan adaptables que supongan un retroceso de los logros de progreso y éticos. Es en la familia donde más se transmiten los valores que conforman nuestra inteligencia moral.
4) Los avances de las neurociencias están provocando un tsunami en muchos de los paradigmas educativos.  El sistema formal es más lento en admitir estos cambios, pero unos padres informados pueden contrarrestar este efecto y convertirse en avanzadilla pedagógica. En especial con los adolescentes, etapa donde se están cayendo los viejos mitos, convirtiéndose en la segunda gran oportunidad educativa.
5) La educación tiene dos grandes objetivos: la instrucción, de la que se encarga en mayor medida la escuela y la construcción del carácter. En cuanto al carácter, los padres tienen una gran importancia a lo largo de la infancia. Para lograr ayudar a nuestros hijos en esta tarea, debemos saber de qué hablamos cuando mencionamos el carácter, qué aspectos podemos desarrollar, cuándo y cómo.
6) Uno de los grandes problemas que tenemos actualmente es la escasa relación entre las familias y la escuela. La única manera de volver a restablecer el diálogo es una formación amplia tanto a los padres como a los profesores, que logran así adquirir los conocimientos necesarios para educar a niños de forma colaborativa.
7) El exceso de información y facilidad para conseguirla está provocando que los padres estén hechos un lío en qué hacer ante una situación determinada. Hay diferentes escuelas de parenting, diferentes visiones, que pueden provocar una gran incoherencia educativa con efectos muy negativos. Acercar a las familias programas educativos coherentes, rigurosos, con unas metas muy claras adecuadas a la edad de sus hijos, es la clave para una crianza de excelencia donde se tengan en cuenta las peculiaridades de los niños. Las metas son universales, pero las formas de llegar a ellas son variadas.
8) Todos estamos preocupados por la educación, pero pocas veces hacemos algo para mejorarla. La escuela educa muchas veces en solitario; los padres se sienten muchas veces solos e incomprendidos. Todos deberíamos hacer un esfuerzo para unirnos, participar en la toma de decisiones que afectan a nuestro futuro y la de nuestros hijos. Se trata de iniciar una movilización social que obligue a las autoridades políticas a que traten la educación como una prioridad, no como un arma arrojadiza entre los distintos partidos políticos. Para lograrlo, los padres tienen que estar conectados entre sí, tienen que estar informados de cómo va el mundo, sobre qué avances hay y qué obstáculos se producen.
9) Los padres muchas veces educan por modelos: son el ejemplo. Desde hace años se habla del desarrollo personal. El parenting tiene que ser visto de una manera más global, porque como adultos nosotros también estamos aprendiendo siempre. Es más, no podemos enseñar ciertos recursos si nosotros no los hemos aprendido antes. Enseñar a un niño a ser asertivo o a tener pensamiento crítico, cuando nosotros nos echamos atrás ante cualquier conflicto o diferencia de opinión, es imposible.
10) Rebajar el sentimiento de culpabilidad. Muchos padres se sienten muy frustrados sobre su labor educativa porque se dan cuenta de que la vida actual dificulta mucho su participación en la vida familiar. Es cierto que las cosas han cambiado, pero esto no tiene porqué ser negativo. Hoy más que nunca los padres cuentan con muchos recursos tanto personales como sociales que les pueden ayudar a ser más eficaces, aunque el tiempo sea menor. En la Universidad de padres defendemos el tiempo de calidad educativa basado en el cariño, la comunicación, la creación de hábitos y los límites. Cuatro herramientas que ayudarán, sin duda, a que el reto de todas las familias de educar niños felices, responsables y capaces de poner en marcha sus proyectos vitales.

Eva Marina, directora de la Fundación Educativa Universidad de Padres

lunes, 4 de mayo de 2015

La solución es la educación genuina a todos los niveles


Educación para ser “libres y responsables” como establece la Constitución de la UNESCO, que añade que la humanidad se guiará por “principios democráticos”. Educación para actuar en virtud de las propias reflexiones y no al dictado de nadie ni de nada.


foto educacion[1]Educación que los Informes PISA confunden con capacitación y con habilidades y destrezas.
Educación es ser independiente (que no “indiferente”, que añadiría Ángel Gabilondo, que sabe muy bien de qué se trata y de lo que supone, en los distintos grados, impulsar el proceso educativo).
Educación para todos a lo largo de toda la vida. Todos educandos, todos educadores. Ahora, la longevidad constituye un inmenso tesoro, normalmente inexplorado, de saberes y sabiduría.
Cada ser humano único, capaz de crear nuestra esperanza. Por eso hay que promover, siempre, la filosofía y las enseñanzas artísticas, para favorecer la invención del por-venir que está por-hacer.
“Más vale un ejemplo que cien sermones”. Esto deberían saberlo muy bien quienes, representando a “Nosotros, los pueblos”, creen que la educación es tarea de escuela y maestros, cuando es responsabilidad de todos, empezando por los más visibles, los más “expuestos”.
En la era digital, con la capacidad de expresarnos, con la posibilidad de conocer lo que acontece en todo el mundo, y con la mujer, por fin, en el estrado, la educación genuina es la prioridad y la solución.
En poco tiempo, los seres humanos dejarán de ser invisibles, atemorizados, silenciosos e impasibles y pasarán de súbditos a ciudadanos, después de siglos de anonimato e irrelevancia.
Ciudadanos del mundo capaces de “cambiar de rumbo y nave”, como decía José Luis Sampedro. Sólo con educación, ciencia, cultura y comunicación, las riendas del destino estarán en manos propias y no ajenas. Sólo así se procurará, citando de nuevo a Gabilondo, “la equidad, la libertad y la justicia”.